El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Victor Jara

| Comentarios

Canto que ha sido valiente Siempre será Canción Nueva – Victor Jara

Yo conocí la música de Victor Jara en profundidad al entrar a la universidad, , un amigo mío que tocaba la guitarra, y con quien en el colegio habíamos formado una banda, me introdujo en la magia de la música de Jara. Aunque las letras eran impactantes, para dos chuquicamatinos que salíamos de nuestra burbuja de perfección y correcta estructura social, el canto de Victor Jara era parte de esa liberación de conciencia que significó chocar con la realidad de nuestro país.

Para que tengan contexto estoy hablando de 1985-1986, cuando conocí lugares como el café del cerro y algunas peñas, en parroquias o en la universidad. Los que me conocen saben que no soy muy fan del llamado canto nuevo. Me aburren Schwenke y Nilo, y Santiago del Nuevo Extremo, pero escuchaba entusiasmado a Congreso, Sol de Medianoche, y por supuesto los Jaivas, porque tienen una base más rockera talvez.

Pero Victor Jara era especial. Mi hermano es un gran fanático de Victor Jara y tenía varios cassettes de él que escuchábamos en nuestra pieza y después en el departamento que arrendamos en nuestra época de estudiantes. Cuando hacía frío y estudiabamos, el a Kant o Huserl, yo ecuaciones diferenciales….

Fue en esos tiempos que nos acercamos a una parroquia cerca de donde vivíamos, una parroquia en una población a donde nos llevó una querida monja que fue amiga de nuestro padre. Fue en esos tiempos, cuando hubo grandes temporales que conocimos a Luchin, en esos niñitos empapados porque no tenían un techo decente.

Fue en esos años en que ibamos en la vieja renoleta de Victor, nuestro mentor de aquellos años, que escuchábamos la música de Jara. Que coincidencia que se llamara Victor este señor, el que nos mostró como ayudar a los más necesitados de nuestro pueblo. En aquel entonces la pobreza era mucho peor que la que vemos hoy en día, si les contara lo que vi no me creerían, pero a fines de los ochentas la pobreza en Chile era enorme.

Para mi Victor Jara es ese tiempo, es mi viejo amigo que ya no está, Victor Guzmán y su renoleta donde colocabamos parafina y fonolas para repartir en la población. Es mi hermano con su poncho, su café y sus apuntes de filosofía. Es días de lluvia y barro, visitando las mediagua donde vivía Luchin.

Jara sang, his song a weapon in the hands of love You Know his blood still cries from the ground – U2, One Tree Hill

La música de Victor Jara y su gran compromiso social es reconocido por muchos artistas (“yo no canto por cantar…”). En aquellos años mi hermano compró “The Joshua Tree”, mi album favorito de U2. En ese álbum hay una canción One Tree Hill donde se homenajea a Victor Jara con los dos versos que transcribí en el anterior epigrafe (“Jara cantó, su canción un arma en las manos del amor. Sabes su sangre aún clama desde el suelo”.

One Tree Hill es una canción que la banda toca muy pocas veces en vivo, pero la banda irlandesa la ha incluido en sus presentaciones en Chile.  La canción es en realidad un homenaje a su amigo Greg Carroll, un aborigen Maorí, quien fue asistente de Bono durante una gira, y  que muere en un terrible accidente automovilístico mientras acompañaba al grupo.

Como muchas canciones de U2 la letra tiene muchas interpretaciones, pero el mensaje sobre Victor Jara es clarisimo. Han pasado 39 años y aún no hay juicio para sus asesinos. Victor Jara fue asesinado por sus canciones y su forma de pensar. Como dice el documental “el derecho de vivir en paz”: ”A pesar de su asesinato de la destrucción de archivos y cintas de la prohibición y censura de su obra del destierro de sus amigos, el tesón de su mujer y la admiración de su país han hecho crecer su figura más allá de generaciones y fronteras.”

Victor Jara vive en nosotros, como viven todos los amigos que nos dejaron y que apreciamos, porque les conocimos o porque conocimos sus obras.

Where poets speak their heart then bleed for it Jara sang, his song a weapon in the hands of love. You know his blood still cries from the ground. It runs like a river runs to the sea. It runs like a river to the sea. I don’t believe in painted roses or bleeding hearts While bullets rape the night of the merciful. I’ll see you again when the stars fall from the sky And the moon has turned red over One Tree Hill.

Comments