El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

La Felicidad

| Comentarios

Solón, uno de los Siete Sabios de Grecia, después de haber establecido las leyes de Atenas viajó por el mundo. Llegó a la corte del Rey Creso de Lidia. Creso era  considerado el hombre más rico de su tiempo. El rey Creso se permitió ostentar su riqueza ante Solón, y después le preguntó si había conocido a alguien más feliz que él, la respuesta del sabio fue:

“Sí, señor lo fueron más dos hermanos que conocí, llamados Cleobis y Bitón; fueron modelos de amor fraternal y de cariño materno. Era su madre sacerdotisa de Juno, y en una ocasión, estando ya subida en el carro, y tardando en llegar los bueyes que habían de tirar de él, para que no esperase su madre lo hicieron ellos y la condujeron al templo. Su madre, enternecida por esta prueba de cariño y de respeto, suplicó a los dioses que concediesen a sus hijos la mayor felicidad de los mortales, y aquella misma noche murieron ambos suave y tranquilamente.”[1]

Para Solón la felicidad de una persona sólo puede ser juzgada cuando esta ha fallecido.

Otro hombre sabio que reflexionó sobre la felicidad y la riqueza fue Leon Tolstoy, que nos dejó este relato, conocido como “La Camisa del Hombre Feliz”:

LA CAMISA DEL HOMBRE FELIZ

"Tolstoy Descalzo, por Iliá Repin"

En las lejanas tierras del norte, hace mucho tiempo, vivió un zar que enfermó gravemente. Reunió a los mejores médicos de todo el imperio, que le aplicaron todos los remedios que conocían y otros nuevos que inventaron sobre la marcha, pero lejos de mejorar, el estado del zar parecía cada vez peor.

Le hicieron tomar baños calientes y fríos, ingirió jarabes de eucalipto, menta y plantas exóticas traídas en caravanas de lejanos países. Le aplicaron ungüentos y bálsamos con los ingredientes más insólitos, pero la salud del zar no mejoraba. Tan desesperado estaba el hombre que prometió la mitad de lo que poseía a quien fuera capaz de curarle. El anuncio se propagó rápidamente, pues las pertenencias del gobernante eran cuantiosas, y llegaron médicos, magos y curanderos de todas partes del globo para intentar devolver la salud al zar. Sin embargo fue un trovador quien pronunció:

—Yo sé el remedio: la única medicina para vuestros males, Señor. Sólo hay que buscar a un hombre feliz: vestir su camisa es la cura a vuestra enfermedad. Partieron emisarios del zar hacia todos los confines de la tierra, pero encontrar a un hombre feliz no era tarea fácil: aquel que tenía salud echaba en falta el dinero, quien lo poseía, carecía de amor, y quien lo tenía se quejaba de los hijos.

Mas una tarde, los soldados del zar pasaron junto a una pequeña choza en la que un hombre descansaba sentado junto a la lumbre de la chimenea:

—¡Qué bella es la vida! Con el trabajo realizado, una salud de hierro y afectuosos amigos y familiares ¿qué más podría pedir?

Al enterarse en palacio de que, por fin, habían encontrado un hombre feliz, se extendió la alegría. El hijo mayor del zar ordenó inmediatamente:

—Traed prestamente la camisa de ese hombre. ¡Ofrecedle a cambio lo que pida! En medio de una gran algarabía, comenzaron los preparativos para celebrar la inminente recuperación del gobernante. Grande era la impaciencia de la gente por ver volver a los emisarios con la camisa que curaría a su gobernante, mas, cuando por fin llegaron, traían las manos vacías: —¿Dónde está la camisa del hombre feliz? ¡Es necesario que la vista mi padre! —Señor -contestaron apenados los mensajeros-, el hombre feliz no tiene camisa.

[1] “La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia”, por Fernán Caballero, (seudónimo de la escritora española Cecilia Böhl de Faber y Larrea), editado en 1873, disponible online en Torre de Babel: http://www.e-torredebabel.com/Mitologia/mitos-heroes-griegos/indice-mitologia-Cab.htm

Comments