El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Una canción de hielo y fuego

| Comentarios

Entre medio de los reinos de Niflheim y Muspel se encontraba un vasto vacío, llamado Ginnungagap.

[caption id=”attachment_426” align=”alignright” width=”204” caption=”Surtr y su espada de fuego. Ilustración de John Charles Dollman”][/caption]

En el sur está el reino de fuego de  Muspel, donde nada puede sobrevivir, con excepción de las criaturas que allí nacieron. En el punto más alejado de Muspel se sienta el gigante Surtr el Negro, blandiendo su espada de fuego, esperando el momento del Ragnarok donde se enfrentará a los Aesir y prenderá fuego al mundo entero.

Al norte se extiende el reino de Niflheim, cubierto de hielo y nieve. En el corazón de Niflheim se encuentra el Hvergelmir, la fuente de los once rios llamados Elivagar. Al principio estos rios desembocaban en el vacío del Ginnungagap.

Sucedió que el veneno que llevaban estos ríos fue congelándose formando un vasto y desolado terreno escarchado que cubrió el Ginnungagap. Pero el calor que ascendía de Muspell se encontró con la escarcha que traían los ríos de Niflheim, y eventualmente el hielo que cubría el vacío empezó a descongelarse y gotear. La vida surgió de esas gotas y tomó la forma de un gigante: Ymir.

Ymir fue el primer gigante de hielo, malvado desde el principio. Mientras dormía comenzó a sudar, del sudor de sus axilas surgieron un hombre y una mujer, y del sudor de una de sus piernas nació otro hijo. Ymir fue el padre de todos los gigantes de hielo y ellos le llamaron Aurgelmir.

En la medida que el hielo del Ginnungagap seguía derritiéndose tomó la forma de una vaca, que fue llamada Audumla. Ymir ordeñó a Audumla y formó  cuatro ríos de leche, y Audumla comenzó a alimentarse del hielo. Ella lamió los bloques de hielo salados y al final del primer día el pelo de un hombre había surgido del hielo. La vaca siguió lamiendo y al final del segundo día la cabeza de un hombre surgió. Audumla continuó lamiendo el hielo y al tercer día un hombre completo apareció. Su nombre era Buri.

[caption id=”attachment_427” align=”alignleft” width=”238” caption=”Buri emerge del bloque de hielo salado lamido por Audumla, grabado islandés del siglo XVIII”]Buri emerge del bloque de hielo salado lamido por Audumla, grabado islandés del siglo XVIII[/caption]

Buri era alto y apuesto. Con el tiempo tendrá un hijo llamado Bor. Bor se casó Bestla, una hija del gigante de hielo Bolthor. Tuvieron tres hijos, Odín el mayor, Vili el segundo, y el tercero se llamaba Ve. Todo esto sucedió antes de que hubiera tierra, y oceanos. Sólo existían Muspel, Niflheim y entre medio Ginnungagap.

Los tres hijos de Bor odiaban a Ymir y a los brutales gigantes de hielo. Así que decidieron finalmente atacarlo y lo asesinaron. Sus heridas eran como manantiales, y la sangre causo una inundación, que ahogó a los gigantes de hielo, con excepción de Bergelmir y su esposa, que se embarcaron en un bote, construido de un tronco ahuecado.

Odin, Vili y Ve acarrearon el cuerpo de Ymir hasta el centro de Ginnungagap. Y aquí construyeron el mundo usando los restos  del gigante. Formaron la tierra con su carne, y las montañas de sus huesos sin romper. Con sus dientes, mandíbulas y sus huesos destrozados formaron las piedras y rocas. La sangre del gigante fue usada para crear los lagos y mares, y el océano que rodea a la tierra como un anillo.

Luego los tres hermanos alzaron el cráneo de Ymir y construyeron la bóveda del cielo con este.  Trajieron chispas y bolas de fuego desde el reino de Muspel y con estas crearon la luna, el sol y las estrellas.

Marcaron las tierras y establecieron sus límites. Y les dieron tierras a los gigantes de hielo y de roca que sobrevivieron en la tierra que llamaron Jotunheim. Como los gigantes eran hostiles decidieron construir una gran barrera para encerrar una vasta área de la tierra que llamaron Midgard, la tierra del medio, la tierra media. En esta depositaron las cejas de Ymir y el sol entibió la tierra en este lugar y surgieron brotes, y la tierra se vistió de verde.

Un día Odín, Vili y Ve caminaban por las playas de Midgard y encontraron dos troncos, uno era de fresno, y el otro de un olmo. Entonces los hijos de Bor los levantaron y con ellos crearon al primer hombre y a la primera mujer. Odín sopló sobre ellos el espíritu de la vida. Vilo les regaló el ingenio agudo y un corazón con sentimientos, y Ve les dio los dones de la vista y la audición. El hombre fue llamado Ask, y la mujer Embla y se les dió Midgard para que vivieran en él. Y todos los hombres y mujeres, de todas las razas de todas las naciones del mundo descendemos de ellos.

[caption id=”attachment_428” align=”alignright” width=”230” caption=”Nótt, La Noche, montando su caballo Hrímfaxi, pintura de Peter Nicolai Arbo, siglo XIX”][/caption]

Uno de los gigantes en Jotunheim llamado Narvi tenía una hija, llamada Nótt (Noche) que tenía ojos oscuros y pelo negro, y era morena como toda su familia. Noche se casó con un pariente de Bor, Delling, “el que brilla”, y tuvieron un hijo llamado Dagur (Día). Odín les dió dos caballos a Nótt y Dagur, para que recorrieran el cielo medio día cada uno. El caballo Nótt se llama Hrimfaxi (“crin de escarcha”), y el de Dagur se llama Skinfaxi (“crin brillante”),

Había un hombre en Midgard, llamado Mundilfari, que tenía una hija a la que llamó Sól, y un hijo al que llamó Máni, ambos muy hermosos. Sól se casó con un hombre llamado Glen. Odín, sus hermanos, y sus descendientes, los Aesir, estaban enojados por esa unión. Así que arrebataron a los dos hermanos y los colocaron a cargo de guiar los carros del Sol y la Luna. Máni abre el camino guiando el carro de la Luna. Sól le sigue, guiando el carro del Sol, tirado por dos caballos, Arva y Alsvid. El carro del Sol es perseguido por el gran lobo Skoll, y el carro de la Luna por el lobo Hati. Cuando llegue el Ragnarok ambos lobos darán caza a cada astro, y vendrá la oscuridad del fin de los días.

Después de crear la tierra, dar forma a los cielos, crear a los hombres, y colocar el Sol y la Luna en el firmamento, los hijos de Bor recordaron a los gusanos que horadaban la carne de Ymir, que dieron forma a las cavernas y agujeros en la tierra. Entonces tomaron estos gusanos y les dieron forma de hombre. Estos gusanos con forma de hombre prefieren vivir en el interior de la tierra, y son llamados enanos, y conocen los secretos del interior de la tierra y explotan sus riquezas. Su lider es Modsognir y su lugarteniente es Durin.

Finalmente, los tres hermanos construyeron su propio Reino, Asgard. Una poderosa fortaleza, un lugar de verdes llanuras y palacios brillantes construida por encima de Midgard. Las dos regiones se encuentran unidas por el puente Bitfrost, el puente del arco iris. Y cuando estuvo construido todos los Aesir, los guardianes de los hombres, cruzaron el Bitfrost y se establecieron en Asgard.

Así fue el principio del mundo.

Y todo esto que ha sucedido, y todas estas regiones del mundo, yacen sobre las ramas del fresno Yggdrasill, el mejor y más grande árbol. Sus tres raices se hunden en Asgard, Jotunheim y Niflheim, y hay una fuente bajo cada una. Un halcón y un águila se sientan sobre él. Una ardilla sube y baja su tronco. Un ciervo salta dentro del árbol y lo mastica, un dragón lo devora, y está salpicado de rocío. El da la vida a si mismo, y le da la vida a los no nacidos. El viento lo rodea y el Yggdrassill canta y se lamenta. El Yggdrasill siempre fue y siempre será.

Notas:

Imágenes tomadas de Wikipedia.

Texto basado del primer capítulo del libro The Penguin Book of Norse Myths, de Kevin Crossley-Holland, 1980. Penguin Books. Se puede encontrar en Amazon:Penguin Book of Norse Myths

Comments