El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Mensaje en la botella

| Comentarios

Un naufrago, una lista perdida en el mar. Otro día solo, no nadie más que yo. Más soledad de la que un hombre pueda soportar. Rescátenme antes de que desespere.

Just a castaway, an island lost at sea, oh Another lonely day, with no one here but me, oh More loneliness than any man could bear Rescue me before I fall into despair, oh

Ya va siendo tiempo que esta generación empiece a escribir sus propias canciones, ¿no creen ustedes? El otro día leí en facebook como una mamá estaba orgullosa y feliz de que sus hijos compartieran la misma música que ella.

Yo no compartí la música de mi viejo. A él ni siquiera le gustaban los Beatles, que se supone que eran de su tiempo. Pero mis hijos escuchan la misma música que yo, otras versiones, cantadas por otros chicos en televisión, no me gustan. A veces es cómodo, pero ¿estará bien? ¿No nos habremos estancado?

No creo que esté bien que los hijos escuchen la música de sus padres tan abiertamente, eso hay que guardarlo para cuando tienes cuarenta, cuando aprecias esa música que tus padres escucharon, y que se te quedó en la mente, que ten entró por osmosis. No sé.

I’ll send an S.O.S. to the world I’ll send an S.O.S. to the world I hope that someone gets my I hope that someone gets my I hope that someone gets my Message in a bottle, yeah Message in a bottle, yeah

Mandaré un pedido de auxilio al mundo, espero que alguien reciba mi mensaje en la botella.

En 1982 yo era un adolescente buscando buena música para escuchar, y The Police estaba entre mis bandas new wave y post punk favoritas.

The Police se formó en 1977, y ya para el 82 eran famosos en todas partes menos en Chile. Para 1985, el grupo ya se encontraba separado. Su visita a Chile fue casi un accidente, un pasito antes de recibir sus Grammys. No se si ellos tenían muchas ganas de seguir juntos, porque se tomaron el 82 como sabático para volver a juntarse a producir su último gran disco: Synchronicity. Así que no me extraña nada la actitud que pudieran llegar a tener con la prensa nacional. ¡Cómo los criticaron, y cuanta cosas les inventaron!

Además, la televisión y la sociedad chilena de ese tiempo no estaban preparadas para el rock. Si hasta los jóvenes que se consideraban más rebeldes escuchaban melosas canciones de la nueva trova, o el canto nuevo, interpretadas en guitarras de doce cuerdas, pura mierda buena onda.

A year has passed since I wrote my note But I should have known this right from the start Only hope can keep me together Love can mend your life but Love can break your heart

Un año ha pasado desde que escribí mi nota. Pero debería haber sabido esto desde el principio. Solo la esperanza me mantiene. El amor puede arreglar tu vida, pero el amor puede romper tu corazón.

Dicen que Sting criticó hace un tiempo a X Factor por considerar que ese programa era nada más que un vulgar culebrón televisivo. “No creo que pueda ir a X Factor porque no sueno como ninguno de los que buscan,  sueno como yo mismo. Creo que básicamente están imitando estereotipos preexistentes de lo que los cantantes deben hacer y no son ellos mismos. No hay ningún factor X ahí.”

El pop y el rock ya llevan demasiado tiempo entre nosotros, ¿nadie tiene valor de matarlos y crear algo nuevo?

Walked out this morning, don’t believe what I saw Hundred billion bottles washed up on the shore Seems I’m not alone in being alone Hundred billion castaways, looking for a home

Cuando salí a caminar esta mañana, no creía lo que ví. Cientos de miles de millones de botellas tiradas en la playa. Parece que no estoy solo en sentirme solo. Cientos de miles de millones de naufragos, buscando un hogar.

Vi a Sting cantando solo Message in a Bottle,  con una  guitarra de palo, coreado por el público de Viña del Mar, en febrero de 2011. También escuché a la orquesta sinfónica de mi país, tocando King of Pain, orquestada maravillosamente.

El naufrago sigue sonando como el mismo, sigue entregándonos buena música, la música de mi tiempo, cuando me sentía como el naufrago. ¿Qué adolescente no se ha sentido así? único, especial, solitario, temeroso del amor.

Al final nos quedan las buenas canciones, esas que nos recuerdan otros tiempos, la nostalgia… Pero es peligrosa, después de todo la nostalgia es como si el ex naufrago quisiera volver a estar aislado en la isla perdida en el mar.

Pero una parte quiere recordar, prefiero la idea de revisitar, refrescar esa música, tocarla de otra forma, convertir esa nostalgia en algo constructivo y renovador, inspiración para crear nuevas melodías. Porque queremos escuchar nuevas melodías también.

Comments