El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Día de los Inocentes

| Comentarios

En la  Inglaterra medieval el 6 de diciembre, en la festividad de San Nicolás, santo protector de los niños, se elegía a un muchacho  para que ejerciera el rol de obispo hasta el 28 de diciembre, día de Los Santos Inocentes. Al niño se le vestía con todo el ropaje del obispo, incluyendo la Mitra y el Báculo, y acompañado de otros niños, vestidos como sacerdotes, realizaba una procesión por la ciudad bendiciendo a la multitud.

La costumbre al parecer ha tenido un resurgimiento en Europa, de acuerdo a la página en wikipedia.

La costumbre tenía (¿tiene?) un doble sentido, por un lado recordar las palabras de Jesús de que el no se hace como un niño no entrará al Reino de los Cielos, y por otro lado crear una breve revolución social, “la sustitución del obispo por un niño volvía el mundo del revés, resultando en un recordatorio al clero y los laicos de que «no hay lugar para el orgullo de las personas o los lugares en el Reino de los Cielos, cuyo Rey se despojó de la divina majestad y tomó la forma de un siervo.»”

Esa última también era la intención de La Saturnalia, un antiguo festival romano que se realizaba en diciembre (del 17 al 23),  un periodo de revolución social, donde se invertían los roles, los amos servían una cena a sus  esclavos, y estos tenían el derecho a tratar a sus amos sin respeto, era una licencia con ciertas fronteras bien definidas, se invertía el orden social, pero sin subvertirlo.

Durante la saturnalia se declaraba feriado en la escuela, se instalab un mercado especializado, la _Sigilaria, _ donde se vendían figuras conmemorativas, y donde la gente acudía a comprar regalos, los que se entregaban en estas fechas.

Originalmente era sólo un día, pero con el tiempo fue extendiéndose hasta llegar a durar una semana, y se le sumaron banquetes y orgías públicas.

Todo esto se hacía antes de la noche más larga, el 24 de diciembre, y previo a la celebración del día del Sol Victorioso, Sol Invictus, que se celebraba el 25 de diciembre.

De esos tiempos sólo nos queda la  la costumbre de dar regalos.

Pero los ritos y costumbres paganas todavía se filtran por algunas rendijas, y el Día de los Inocentes es una de esas.

En otros países del mundo el día de gastar bromas es el 1 de abril, Fools Day.

Antiguamente, en los tiempos matriarcales, antes de la edad de bronce, era costumbre que la diosa, representada por la reina, o sacerdotisa suprema, eligiera un compañero por un año, ese era el rey. Al final del año, y para asegurar las cosechas, el rey era sacrificado, su cuerpo descuartizado y usado para fertilizar el campo.

Esto duró mucho tiempo, y en algún momento, un astuto rey, al parecer uno que vivía en Mesopotamia, se le ocurrió que no era buena idea eso de ser sacrificado, así que adoptó la costumbre de nombrar un rey por un día, normalmente una persona deficiente mental, el tonto de la tribu. Al pobre se le vestía con los ropajes del rey, y se le llevaba en procesión, los súbditos podían hacer mofa de él, supuestamente reinaba por todo un día, se le alimentaba y emborrachaba, y se le brindaban los placeres que nunca disfrutó, antes de servir de víctima propiciatoria.

Esta costumbre con el tiempo derivó en la fiesta de los esclavos de la Saturnalia, y la entronización del niño obispo.

Gastamos bromas, porque es lo poco que nos queda que se puede acercar a  la inversión  del orden social de la saturnalia, aunque esta costumbre apenas subssite, no pasa de malos chistes y  payasadas en sitios webs.

Estas viejas costumbres paganas tenían algo de curativo, eran una válvula de escape. Hoy las hemos reprimido, y sólo son vagos y curiosos recuerdos.

Comments