El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

El Poder del Bardo

| Comentarios

En toda magia hay un increíble e inmenso componente lingüistico. La tradición mágica de los bardos ubica estas personas en un lugar más alto y más temible que un mago. Un mago puede maldecirte, lo que puede hacer que tus manos se muevan graciosamente, o que tengas un hijo con una pata de palo. Un bardo no te haría una maldición, sino una sátira, cosa que podría destruirte. Si fuese una sátira brillante no te destruiría solamente a los ojos de tus asociados; te destruiría ante los ojos de tu propia familia, y te destruría ante tus propios ojos. Y si fuese una sátira finamente elaborada y muy astuta, tanto como para sobrevivir y ser recordada durante décadas, incluso siglos, entonces años después de tu muerte, la gente todavía leería y se reiría de ti, de tu ruina y de tu absurdo.

Los escritores y la gente que podía comandar las palabras eran respetado y temidos, como gente que manipulaba la magia.

En los últimos tiempos, creo que los artistas y escritores han permitido ser vendidos a lo largo del río. Aceptaron la creencia predominante  de que el arte y la escritura son meras formas de entretenimiento. No son vistos como fuerzas transformadoras que pueden cambiar a una persona y a una sociedad. Son vistos simplemente como entretenimiento, cosas con las que podemos rellenar veinte minutos, media hora, mientras esperamos morir.

No es el trabajo de un artista darle a la audiencia lo que audiencia quiere. Si el público supiera lo que la el público quiere, ya no serían el público, sino que serían el artista. Es el trabajo de un artista darle al público lo que necesita.

Alan Moore, escritor y guionista de Comics, autor, entre otras obras, de Watchmen y “V for Vendetta”.

Comments