El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Botín de Guerra

| Comentarios

“Canta, oh musa, la ira del Pélida Aquiles /cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos”.

La Iliada comienza relatando como el campamento Aqueo se encuentra asolado por una peste. La razón de esta peste es el castigo que Apolo infringe a los griegos por el secuestro de Criseida, sacerdotisa del dios, y prima de Briseida, esclava de Aquiles. Ambas mujeres fueron secuestradas durante uno de los asaltos a Troya. Criseida es esclava de Agamenón, rey y jefe supremo de las fuerzas de invasión. Después de devolver a la esclava, para aplacar la ira de Apolo, Agamenón ordena a Taltibio,  amparándose en que el botín de guerra  no es divisible, que exija a Aquiles que le entregue a Briseida, valiéndose de su autoridad suprema. Aquiles, humillado por el desaire de su superior, obedece pero  ante las súplicas de Briseida, a quien confiesa amar, decide marginarse de la guerra indefinidamente.

Sí, en ese tiempo los seres humanos, hombres, mujeres y niños capturados en la guerra era botín de guerra. Y por siglos fue así.

Botines de guerra antiguos

La batalla documentada más antigua es la de Kadesh, o Qadesh, librada entre Hititas y Egipcios (liderados por Ramses II). Hay un poema, y un “boletín” de guerra que ha permitido a los historiadores conocer los detalles de la batalla. En este documento se explica cómo los Hititas utilizan mercenarios como apoyo en su batalla, estos mercenarios sólo recibirán como paga partes del botín de guerra. En los papiros de aquel tiempo se documenta cómo a los soldados egipcios se les entregaba parte de las tierras recién conquistadas, incluso el estado le entregaba rebaño y personal del cuerpo de servicios de la casa real para ayudarles a empezar a trabajar las tierras, a cambio se les exigía que reservases a uno de sus hijos varones para ingresar al ejército.

Entre los romanos el botín era parte de la paga para las legiones, y se organizaban desfiles de victoria donde se exhibían los botines de guerra, que incluían a los esclavos, y reyes enemigos capturados. Famosa es la exhibición del derrotado Vercingétorix, quien tras ser derrotado fue convertido en trofeo de guerra por parte de Julio César, al momento del désfile de la victoria en las Galias, el lider galo desfiló encadenado ante los ciudadanos romanos, para ser posteriormente estrangulado en un calabozo.

Saqueos y Botines

En mayo de 1526 el emperador Carlos V ordena a sus tropas, formadas por  españoles y alemanes, saquear Roma, es el famoso  Saco de Roma. Como no se les pagaba a las tropas desde hacía bastante tiempo se permitió el saqueo de la ciudad. “Las tropas se dedicaron a un brutal saqueo, al pillaje y a la violación de las mujeres que encontraron en su camino. Un mes después el Papa, que se había refugiado en elCastillo de Sant Angelo, se convertía en  prisionero del Emperador. Siete meses después se le concedió la libertad tras ceder algunas plazas italianas y realizar el pago de300.000 ducados para soldada del ejército.”

Un botín llamado América

Para escribir de los saqueos y botines que se extrajeron de nuestro continente necesitaríamos varios artículos más. Sólo voy a mencionar un fragmento de Historia general de las cosas de la Nueva España (contenida en el famoso Códice Florentino), al respecto del episodio conocido como La Noche Triste, el saqueo de Tenochtitlán:

«Todo lo cogieron, de todo se adueñaron, todo lo arrebataron como suyo, todo se apropiaron como si fuera su suerte. Y después que le fueron quitando a todo el oro, cuando se lo hubieron quitado, todo lo demás lo juntaron, lo acumularon en la medianía del patio, a medio patio; todo era pluma fina»..

Los botines resultados de estos saqueos son parte de la gran deuda que Europa tiene con América. Hace un tiempo circuló un falso discurso que hacía referencia a esta deuda, a pesar de lo apócrifo del discurso, su contenido es una profunda verdad.

Un botín de guerra curioso

Los museos del mundo están llenos de botines de guerra.

Quizás el botín de guerra más curioso de todos se conserva en la ciudad de Springfield, Illinois. Corresponde a la pata de Palo de Santa Anna.

Durante la batalla de Cerro Gordo, parte de la guerra entre México y Estados Unidos, conocida como la Rebelión de Texas, el General Santa Anna huyó de su campamento, dejando su pata de palo, que reemplazaba a su miembro perdido años antes en enfrentamientos con los franceses.

Los norteamericanos conservan la Pata de Palo en Springfield, hay que recordar que para ellos Santa Anna es el infame general que arrasó El Alamo, donde murió uno de sus héroes nacionales más famosos David Crockett.

Pillajes contemporáneos

Los botines de guerra son un resabio de tiempos que deberíamos tener superados. La Convención de la Haya de 1907, y la de Génova de 1949, prohiben el pillaje, y establecen una protección de la propiedad de los territorios ocupados.

Sin embargo, tenemos noticias de pillajes y pérdidas culturales en Irak. (El Huáscar Recientemente se ha resucitado la polémica con respecto al monitor Huáscar, con la idea de que sea devuelto al Perú, como un gesto de hermandad y reconciliación. Una idea defendida por muchas personas hace tiempo.).

El Huáscar

Recientemente se ha resucitado la polémica con respecto al monitor Huáscar, con la idea de que sea devuelto al Perú, como un gesto de hermandad y reconciliación. Una idea defendida por muchas personas hace tiempo.

Creo que sería un gesto grandioso, pero veo muy difícil que se llegue a cumplir, tendríamos que evolucionar mucho para que esto se cumpla. Superar la xenofobia, desde ambos lados.

«Mira papá, como mato peruanos», dice un niñito jugando con un cañón en la superficie del Huascar en Talcahuano. «Perú debe invadir Chile con fusiles y penes» dice el papá de Humala.  Les invito a leer el relato “Adios al Huáscar”

La vieja idea, del saqueo, del botín de guerra sigue en las mentes de nuestra gente, dividiéndonos, impidiéndonos avanzar.

Comments