El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Nudos, espadas y huevos

| Comentarios

La leyenda cuenta que Alejandro Magno al conquistar Frigia enfrentó el desafío del nudo gordiano. Gordias era un campesino quien, por designio de un oráculo se convirtió en rey de los frigios. Gordias tenía un carro tirado por una yunta de bueyes, y se cuenta que el amarraba el yugo a su carro con un complicadisimo nudo. El carro fue consagrado por Midas, el hijo de Gordias a Zeus, y se encontraba aún en el palacio de los reyes frigios en el año 333 a.C. cuando Alejandro llega a Frigia.

Se decía que aquel capaz de desatar el nudo sería el conquistador de Oriente. Muchos lo habían intentado, pero el nudo era bastante intrincado. Alejandro después de mirarlo y analizarlo tomó su espada y lo cortó. Aquella noche se desató una tormenta de truenos y relámpagos, y los sacerdotes la interpretaron como una aprobación de que la solución de Alejandro era legítima ante los dioses.

Por cierto, Alejandro conquistó Oriente, extendiendo su imperio hasta la India.

La expresión “nudo gordiano” representa en nuestra cultura, aquello que es tan complicado o difícil de resolver, algo cuyo desenlace no podemos  visualizar, hasta que viene alguien y ofrece una solución totalmente inesperada, incluso saltándose las reglas.

Es fácil complicarse, y no ver la solución, pero muchas veces es necesario salirse de las reglas del juego, y hacer como Alejandro, buscar una solución distinta, original y radical.

Encontramos estas soluciones admirables, pero que dificil es ser decidido como Alejandro Magno, u original, como muchos pensadores de la historia.

Esto me recuerda otra historia famosa, la del huevo de Colón.

Según la RAE el “huevo de Colón” es una “Cosa que aparenta tener mucha dificultad pero resulta ser fácil al conocer su artificio”.

La historia fue contada por Girolamo Benzoni en su Historia del Nuevo Mundo:

Estando Cristóbal Colón a la mesa con muchos nobles españoles, uno de ellos le dijo: ‘Sr. Colón, incluso si vuestra merced no hubiera encontrado las Indias, no nos habría faltado una persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, aquí, en España que es tierra pródiga en grandes hombres muy entendidos en cosmografía y literatura’. Colón no respondió a estas palabras pero, habiendo solicitado que le trajeran un huevo, lo colocó sobre la mesa y dijo: ‘Señores, apuesto con cualquiera de ustedes a que no serán capaces de poner este huevo de pie como yo lo haré, desnudo y sin ayuda ninguna’. Todos lo intentaron sin éxito y cuando el huevo volvió a Colón éste al golpearlo contra la mesa, colocandolo sutilmente lo dejó de pie. Todos los presentes quedaron confundidos y entendieron lo que quería decirles: que después de hecha y vista la hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla.

Que fácil es opinar sobre lo sencillo que es resolver un problema, una vez que hemos visto la solución. Hay una variación de la historia del huevo de Colón relacionada, de acuerdo a Wikipedia una historia similar la recoge Giogio Vasari  en su obra Vidas de pintores, escultores y arquitectos,

El joven arquitecto italiano Filippo Brunelleschi había diseñado una cúpula extremadamente grande y pesada para la catedral de Santa María del Fiore y los gobernantes de la ciudad pidieron que se les enseñara el modelo pero él se negó proponiendo en su lugar que quien lograra poner un huevo de pie sobre una mesa de mármol construyera la cúpula porque de esa manera se descubriría el talento de cada cual. Todos los maestros lo intentaron pero ninguno lo consiguió y cuando le llegó el turno a Filippo lo colocó suavemente en el mármol por la parte mas aplanada, y consiguió dejarlo en pie. Los demás protestaron diciendo que ellos podían haber hecho lo mismo y Filippo contestó riendo que también habrían podido construir la cúpula si hubieran visto el modelo o el diseño.

Estas son historias míticas, probablemente la famosa anécdota del huevo de Colón nunca ocurrió, pero eso no impide que los habitantes de Ibiza celebren la anécdota con esta escultura:

Para los habitantes de Ibiza a Colón se le ocurrió la idea de navegar hacia occidente en sus playas.

Lo importante de estos mitos es la enseñanza que nos dejan, muchas veces para salir de un problema, para desatar  esos nudos que parecen tan complicados lo que necesitamos es tener el coraje, la decisión para cortar y tomar una decisión apropiada. Si me permiten una expresión castiza, frente al nudo no basta la espada, también se requieren huevos.

Comments