El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

Kilroy estuvo aquí

| Comentarios

Durante la segunda guerra mundial en las paredes de Europa un misterioso grafitti empezó a aparecer. Se trataba de la caricatura de un fisgón (conocido como Chad)) con la leyenda “Kilroy was here” (Kilroy estuvo aquí). Por donde anduvieran las tropas norteamericanas el grafitti aparecía. ¿Cual era el origen de este extraño dibujo?

La historia más aceptada es la siguiente: James J. Kilroy era un inspector en los diques de la Bethlehem Steel Company, en Foreriver, Boston. Kilroy era el encargado de inspeccionar el trabajo en los buques de guerra. Para dejar constancia de que había realizado su labor de inspección, dibujaba con tiza las palabras “Kilroy was here”, y después agregó el fisgón para evitar que los trabajadores borraran sus marcas.

Con las presiones de la guerra los barcos empezaron a ser despachados sin pintar, y la misteriosa anotación era vista por los soldados, los que empezaron a imitarla. Kilroy parecía estar en todos lados, en el fondo de una barcaza de desembarco, en las paredes de un crucero. Al empezar el desembarco en en el norte de Africa, los soldados empezaron a difundir el grafitti. Cuenta la leyenda que el mismo Hitler se obsesionó con el dibujo, y pensó que se trataba de un audaz espía, al punto que los oficiales de la SS pensaban que el graffitti era una clave de sus operaciones, le pusieron un precio a la cabeza de Kilroy, al enterarse los soldados de esto aumentó la presencia del dibujo por toda Europa, convirténdose en una broma muy popular contra los nazis.

La figura alcanzó su popularidad en los 50, y se difundió por todas partes del mundo, incluso en Chile los escolares tiene la costumbre de dibujar “al sapo” en las pizarras.

Kilroy en el paleolítico

Los graffittis son tan antiguos como la humanidad, quizás el “Kilroy was here” más antiguo del mundo se encuentra en el arte rupestre.

Una mano que expresa identidad, la necesidad de decir “yo estuve aquí”.

En la famosa cueva de Altamira, junto con las imágenes de bisontes, caballos y figuras humanas (primeras muestras del arte mural), siempre se encuentran las manos estampadas, de los habitantes de esas cuevas, humanos iguales que nosotros, con la misma necesidad de identificarse y dejar un rastro de su presencia en este mundo.

“Suspirium puellarum Celadus thraex”

Los romanos son famosos por sus graffittis, de los que tenemos evidencia gracias a las ruinas de Pompeya. En las murallas de la ciudad arrasada por el volcán Vesubio se encuentran los grabados en las paredes.

“Suspirium puellarum Celadus thraex”  (“Celadus el Tracio hace suspirar a las chicas”) reza una famosa inscripción, haciendo referencia a un gladiador de evidente atractivo entre las jóvenes.

Las caricaturas de políticos también se dibujaban en los muros de Pompeya. ¿Acaso será este un antepasado de Chad visto de perfil?

Graffittis de todo tipo:

Los politicos: “Sus vecinos piden que se vote a Tiberio Claudio vero como duumvir”, ”Vesonio Primo solicita la elección de Gneo Helvio como Edil, un hombre digno del ejercicio público”, “Los seguidores de Isis como grupo piden la elección de Gneo Helvio Sabino como edil”.

Los que atestiguan el paso por la ciudad: “Apollinaris, médico del Emperador Tito, fue bien de vientre aquí”, “Pacato ha dormido acá en Pompeya”

“Pacatus / hic cum suis / mansit Pompeis”, Pacato ha dormido acá en Pompeya”

Por supuesto que hay muchos graffittis eróticos y obscenos: «Harpocras folló aquí estupendamente con Drauca por un denario.»«Cosmo, hijo de Equicia, gran invertido y mamón, es un pierniabierto», «Isidoro puteolano, esclavo nacido en casa, cunnilinguamente.»

Y están los de índole amoroso: «Secundus/Prime suae ubi/que isse salute/rogo domina/ut me ames» (Secundus, a au Prima, las saluda y le ruga a su señora que lo ame”)

«¡Salud al que ame; muerte al que no sepa amar!»,«tan pronto como Venus une a los enamorados el día los separa.»__«Todo enamorado es un soldado»«Los que se aman llevan, como las abejas, una vida melosa._»«Los enamorados carecen de penas.».___________

Más de 20.000 graffittis se han encontrado en Pompeya, y uno de los más bellos dice:

«Nosotros habitamos aquí: que los dioses nos hagan felices.»

Sí, ellos también estuvieron aquí…

Comments