El tiempo ha llegado,

dijo la morsa, de hablar de muchas cosas...

Akarrú

El amor, mi amor

| Comentarios

Según Joseph Campbell el amor romántico, tal como lo conocemos ahora, es algo que surgió en la edad media. Antes el amor era distino. Los jóvenes romanos, y de la baja edad media aprendían del Ars Amatoria de Ovidio, literalmente el arte amatorio. Fue quizás la influencia de Leonor de Aquitania la que moldeó, y dió forma al amor tal como lo conocemos hoy.

Durante las vacaciones con mi mujer nos devoramos la novela Leonor de Aquitania de Pamela Kaufman, donde se menciona “las cortes del amor”,  jornadas de discusión sobre el concepto del amor que esta extraordinaria mujer organizó (mientras en secreto conspiraba contra su esposo, Enrique II de Inglaterra, bueno, en ese tiempo el ideal del amor no tenía que ver con el matrimonio como veremos).

La alta edad media trajo un cambio de paradigma fuerte en la concepción del amor que teníamos hasta ese momento. En oriente el concepto de amor es muy parecido al que se tenía en occidente antes del siglo XI.

Los matrimonios se acordaban de antemano, tal como sigue haciendo en oriente, la idea era que el afecto en la pareja surgía con el tiempo, con el acostumbramiento.

«Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad», Leibniz.

En El Banquete  de Platón, es Aristófanes  nos cuenta el famoso mito del andrógino, que fue partido por los dioses, lo que explica porque desde ese tiempo buscamos nuestro complemento, quizá de  ahí venga de la idea de la media naranja, puesto que este ser era redondo, como una naranja.

Pero los griegos, y los romanos no tenían la relación que tenemos nosotros con nuestras parejas. Lo de ellos era el erotismo. En la baja edad media, con la influencia de la Iglesia, el erotismo fue relegado, prohibido, perseguido, y se favorecía la relación platónica, y donde la relación entre hombre y mujer tenía el objetivo de asegurar la reproducción, y cumplir el mandato divino de poblar la tierra. El concepto de amor había pasado del erotismo greco romano, a centrarse en el deber del matrimonio.

Lo de Leonor de Aquitania, y su corte, y todo el movimiento de los trovadores, era revolucionario, retomar el erotismo, pero también re pensar la relación entre hombre y mujer.

«El amor es la extremadamente dificil realización de que algún otro, distinto a uno mismo, es real», Iris Murdoch.

Leonor era nieta del primer trovador, Guillermo de Poitiers. Los trovadores fueron los que introdujeron el concepto del amor cortés. El tema importante, ya no era el matrimonio, en esta época lo que interesa es encontrar el verdadero amor, y eso no tiene nada que ver con el matrimonio.

En los tiempos de la corte de Leonor, habían debates, sobre que significaba enamorarse, sobre la sicología del amor.

“¿Qué sucede cuando el amor golpea? Hubo debates entre los trovadores sobre lo que era el amor. Una de las formulaciones más aptas fue la del trovador Girhault de Borneilh: “Los ojos son los exploradores del corazón. Los ojos salen en busca de una imagen para recomendarle al corazón. Y cuando los ojos han encontrado esa imagen, si el corazón (y aquí está la palabra clave) es un corazón gentil (lo que significa: un corazón capaz no sólo de deseo sino de amor, que son dos cosas totalmente diferntes) entonces el amor nace”. Eso es algo nuevo. – Joseph Campbell, El Poder del Mito.

Una cosa importante del amor cortés, es que la dama debe asegurarse de que el pretendiente es un corazón gentil, y no sólo un tipo lascivo. Si el tipo es bueno con la espada, es enviado a custodiar un puente, si es bueno con la pluma se le mandará a escribir un poema, ese tipo de cosas son las pruebas que las damas imponen a sus amados.

Son tiempos en que empieza el romance. Si la dama encuentra que el pretendiente tiene un corazón gentil y no lascivo, puede concederle su gracia, el merci, su merced, y talvez ahí el caballero pueda llegar a tener el privilegio de besarla.

La cortesía y la caballerosidad, que tanto agradan a mi esposa de las novelas de Jane Austen, vienen de ese mundo, de ese cambio de la concepción del amor que se dió en tiempos de Leonor de Aquitania y sus cortes del amor.

Hoy el amor es más igualitario, o aspiramos a que lo sea.

Como yo lo veo el amor es una elección, una elección que se reafirma día a día, en la relación, en lo bueno, en lo malo. Yo elijo vivir mi amor con mi compañera, la quiero a mi lado todos los días de mi vida, porque la amo, la necesito junto  a mí, porque la amo.

Ya les conté que este es mi blog más personal, porque es para mis hijos, y ellos deben saber cuanto amo a su madre.

Porque también me identifico con el amor cortés,  y como no soy bueno con la espada, y me vería ridículo defendiendo un puente, es que elijo la pluma como mi forma de mostrarle a mi dama la gentileza de mi corazón.

Feliz cumpleaños mi amor.

Comments